A medida que los bebés crecen aumenta el tiempo que pueden pasar despiertos, y esto se traduce en abandonar siestas.

 
A los 6 meses la mayoría de los bebés duerme 3 siestas al día (algunos 4, ya que duermen todas siestas cortitas). Luego, alrededor de los 8-10 meses nos encontramos con un bebé que comienza a pelear la tercera siesta del día: este puede ser momento de hacer la transición a 2 siestas.
 
Pero me gustaría que pienses esta transición como el momento en el cual sus 2 siestas y ventanas de sueño deberían comenzar a alargarse. Te remarco esto porque si notas que tu bebé no tolera más de 2 hs despierto y/o al pasar a 2 siestas las mismas continúan siendo cortas, es probable que todavía necesite 3 siestas al día.
 
Las transiciones de siestas son momentos difíciles, pero la flexibilidad debe ser tu gran lema para esas semanas. ¿Por qué? Porque tu bebé no dejará una siesta de un día para el otro, y necesita que sigas su ritmo y te adaptes a su necesidad diaria (por ej. puede suceder que durante unos días alterne entre 3 siestas al día y 2 siestas, hasta quedar en 2 definitivamente). En la transición de 3 a 2 siestas, la duración de la primera siesta del día puede ser un indicador de cómo será esa jornada: si tu bebé hace una siesta larga es probable que ese día termine haciendo 2 siestas, pero en cambio si la misma fue cortita, quizás necesite 3.
La tolerancia de tiempo despierto que tu bebé tiene se va alargando de a poquito, y si estas atento/a a sus señales de sueño vas a poder identificar cuándo cambia.
Luego tenemos la transición de 2 a 1 siesta (para mí la más difícil de todas). Esta suele darse entre los 14 y 18 meses. En este caso también tu bebé te mostrará que, o bien no presenta señales de sueño para la primera siesta del día, o pelea la segunda.
Mucha paciencia en esta transición, que no es nada corta. También en esta etapa nos encontraremos con días de 2 siestas y días de 1 sola siesta. Pero quiero que recuerdes esto: por favor los días de 1 sola siesta ajusta su hora de dormir por la noche y adelantada. Es una medida "de emergencia" que tenemos que aplicar por un tiempito, hasta que tu bebé pueda tolerar el haber pasado a 1 sola siesta al día.
 
Una estrategia que les quiero compartir por si no logran una de las siestas del día es salir al aire fresco. Nada como un buen paseo en ese momento. Vos tendrás un respiro, y tu bebé un descanso, ya sea en el cochecito, como en el fular. Ese descanso si bien no respresenta "tiempo de sueño", lo ayudará a reponer energías.
 
Por último: si estás en alguna de estas etapas no batalles siestas, no te estreses. Tomatelo con calma y podrás surfear esta ola con más tranquilidad pero si queres aprender sobre esto, recomiendo que conozcas estos cursos que podrán ayudarte.
×